Publicidad:
La Coctelera

"POR UN PARTO RESPETADO" se ha mudado
Sígueme en: http://porunpartorespetado.blogspot.com.es/

Fotos

porunpartorespetado todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Enlaces

Categoría: EL BEBÉ y su CRIANZA

14, ene

VACUNACION

porunpartorespetado En: EL BEBÉ y su CRIANZA

Interesantes, muy interesantes artículos sobre medicina y vacunas.

  • El primero, publicado en el blog "El dedo en la llaga", hace alusión únicamente a las vacunas, bajo el interesante título "Introducción y 18 preguntas clave que todos los padres deben hacerse", desde donde os copio un pequeño párrafo:

Desde que nacemos y vivimos en sociedad interiorizamos conceptos que forman parte de nuestras creencias más profundas y que nunca nos cuestionamos, asumiendo 100% su veracidad. Porque lo creen todos (o la mayoría), porque nos dicen que hay muchas pruebas y porque parten de organismos oficiales y de la profesión médica-científica, los nuevos representantes de la Verdad. De todas esas afirmaciones hay algunos hechos naturales-físicos y otros simplemente humanos, Unos son muy matizables y otros menos. Unos están siendo desmentidos, otros empiezan a serlo y algunos, tal vez, no lo sean nunca, quien sabe. Las vacunas son parte de nuestra vida desde hace varias décadas, hasta tal punto que los recién nacidos españoles en el 2009 reciben 20 inmunizaciones durante el primer año de vida. No es un debate teórico que se queda en el plano de las ideas, son sustancias biológicas que están dentro de nuestros propios cuerpos. Los padres, como buenos, confiados y sumisos ciudadanos, acatamos los calendarios vacunales con una generosidad y fe infinita en papá Estado-OMS-Garantes de la salud planetaria. [...] ¿Cuáles son las respuestas a estas 18 preguntas claves?

  1. ¿Son eficaces las vacunas? ¿Son la causa de la baja incidencia de enfermedades infecciosas en el mundo?
  2. ¿Son las enfermedades infantiles extremadamente peligrosas o las benignas tienen su función dentro del proceso de desarrollo del niño que quizá no convenga suprimir gratuitamente?
  3. ¿Son seguras?
  4. ¿Por qué los efectos secundarios suelen ser negados o silenciados?
  5. ¿Es cierto entonces que en los últimos 18 años se han pagado más de 1.000 millones de dólares en concepto de indemnizaciones por efectos secundarios de vacunas?
  6. ¿Pueden estar las vacunaciones en la base del espectacular incremento de enfermedades como el asma, autismo, diabetes juveniles…modernas epidemias?
  7. ¿Por qué ha aumentado un 600% el autismo desde la aplicación universal de vacunas en la infancia?
  8. ¿Por qué se retiró el mercurio antes de las vacunas animales que las humanas?
  9. ¿Por qué hablar de vacunación es como hablar de los planes de la CIA?
  10. ¿Tienen los médicos información completa, objetiva y actualizada? ¿De qué fuentes? ¿Informan a su vez ellos a los pacientes de los posibles riesgos de las vacunas?
  11. ¿Los detractores de las vacunas son solo médicos en busca de la notoriedad, naturistas y homeópatas sin ninguna credibilidad científica o miembros de la new age?
  12. ¿Por qué los amish que no se vacunan no tienen ni sarampión ni autismo?
  13. ¿Estamos tan protegidos y seguros en nuestro mundo feliz si solo existen 13 vacunas para las 517 enfermedades infecciosas conocidas?
  14. ¿Son las vacunas la única forma de prevenir enfermedades?
  15. ¿La leche materna es una buena vacuna?
  16. ¿Siguen siendo necesarias las vacunas ahora que casi han desaparecido de nuestro entorno la mayoría de las enfermedades que combaten? ¿Merece la pena vacunar del sarampión en Occidente?
  17. ¿Es peor el remedio que la enfermedad?
  18. ¿Afecta también este tema a las vacunas de animales? ¿Existen veterinarios que no vacunan a sus perros por los efectos secundarios?

[...]

 

  • El segundo, una entrevista a Ghislaine Lanctôt. No comparto según qué cosas de las que dice, pero creo que es una interesante entrevista para, después de leerla, hacerse preguntas interiores.

La polémica autora del libro La mafia médica prepara el lanzamiento en España de su segundo libro ¿Qué he venido a hacer en esta tierra? (What the Hell Am I Doing Here Anyway?), que estará a la venta a finales del mes de abril. Ambos libros han sido publicados por ediciones Vesica Piscis. Desde que Ghislaine publicó su primera obra en la que pone en tela de juicio el funcionamiento del sistema médico –por ocuparse de la enfermedad, más que de la salud–, muchas conciencias han quedado inquietas. Para avivar estos temas la autora, que transmite paz y seguridad, nos ha concedido un poco de su tiempo para compartir con los lectores de Natural su filosofía de vida. Ghislaine Saint-Pierre Lanctôt nació en 1941, su padre y su abuelo eran farmacéuticos y ella empezó la carrera de Medicina para complacerles. «Yo quería ser filósofa. Pero creía que lo de pensar no iba a aportarle nada a la gente. Pensé, voy a hacer algo útil, que beneficie a la población, y como me crié en este ambiente decidí hacer la carrera de Medicina. Al final he dejado todo eso y lo que hago ahora es lo que quería hacer desde el principio».

[...]

Es una cuestión de la evolución de la conciencia humana y cuando haya suficiente número de personas que sean conscientes de esto, vamos a alcanzar la masa crítica. Hay personas que darán el salto y otras que no. Eso ya se pude ver, son más o menos 100.000 personas sólo en el planeta. Por ejemplo, toco aquí y siento un bulto en el pecho. Tengo dos posibilidades o me quedo aquí quieta y no hago nada o me voy corriendo al médico. Si voy al médico me va a decir que tengo un cáncer. En la mente está escrito «Cáncer igual a muerte». Entonces si yo he sentido miedo y he ido al médico, el doctor me ha asustado aún más y me recomienda quimioterapia. A mí eso no me agrada porque la gente que conozco que se la ha hecho se pone verde, siente náuseas, no tiene pelo y tienen un estado muy debilitado y triste. Entonces cada vez tengo más miedo, cada vez estoy más enfermo y cada vez me acerco más a la muerte.

[...]

"PINTARA LOS SOLES DE SU CAMINO", de Cristina Romero Miralles.

Un libro para las almas de l@s niñ@s, que son, que fuimos, que serán. Libro de distribución gratuita en .pdf, enfocado a la crianza respetuosa, en la línea de "La Crianza Feliz" y con toques de "disciplina positiva".

Un libro, además, para mirar en nuestro interior, sanar y mejorar.

Lee más sobre "Pintará los soles de su camino" y descárgalo gratis AQUÍ.

Actualmente me lo estoy leyendo y me gusta muchísimo, cuando lo acabe ya os haré un breve resumen.

 

¿Quién nos enseña a ser padres? ¿Qué hay que saber para convertir un bebé en un adulto sano? La relación entre padres e hijos en los primeros años de vida de los niños tiene una importancia fundamental según están demostrando los psicólogos. La ciencia aporta nuevas pistas para una educación más emocional y más provechosa de los niños. Eduardo Punset visitó a Jay Belsky, psicólogo experto en el desarrollo del niño y en las relaciones de familia, para discutir sobre estos temas.

 

  • Lectura recomendada:

LA CRIANZA FELIZ, de Rosa Jové.

  • Quizá también te interese:

EDUCACIÓN EMOCIONAL DESDE EL ÚTERO MATERNO

Os traigo este precioso post desde EL MUNDO DE ARMANDILIO, donde Armando me lo ha prestado muy amablemente... ¿Qué recordais vosotr@s?

Hace un tiempo Miriam, mi mujer, me sorprendió con una pregunta: "¿Tú recuerdas el olor de tu madre como algo especial?" Y yo, que destaco por tener una increíble carencia de olfato sólo pude responder que "no" (con cara de bobo).

Sin embargo esta conversación se amplió con otras personas y muchas coincidieron en que sí recordaban el olor de su madre y que este recuerdo, el oler prendas de sus madres u olerla a ella directamente les producía un sentimiento de calidez y de seguridad.

Sería algo así como volver a la infancia, a recordar aquellos momentos en que teníamos mucho tiempo libre, pocas preocupaciones y a nuestra madre siempre que necesitábamos un rincón de intimidad, de apoyo y de cariño.

Lo cierto es que la lógica de este fenómeno tan "animal" es aplastante. Los niños nacen con un olfato muy desarrollado y superior al que tenemos los adultos. Este nivel de desarrollo se explica desde la necesidad de asegurarse un alimento adecuado lo antes posible.

A las 24 horas de haber nacido (que es cuando les hicieron los estudios, por lo que quizá sea antes) los bebés son capaces de mostrar rechazo a ciertos alimentos en base a su olor.

Es tal el instinto de supervivencia que se aferran al olor de su madre como si les fuera la vida (bien, de hecho, prácticamente les va la vida). Para que veáis unas muestras de sus capacidades os dejo algunos ejemplos:

  • Si una mujer se lava uno de los dos pechos, el bebé preferirá mamar del que mantiene el olor corporal de su madre, el que no ha sido lavado.
  • Si a un bebé se le coloca a un lado un objeto con el olor de su madre y al otro un objeto con el olor de otra mujer el bebé gira la cabeza hacia aquel que preserva el olor de su madre. En este caso hablamos del olor de su madre, no exclusivamente del olor a leche materna.
  • Cuando un bebé amamantado tiene hambre de noche, es capaz, aunque no tenga luz, de dirigirse al pecho y empezar a mamar guiado por su olfato.

Una vez sus capacidades motrices van perfeccionándose y el resto de sentidos van cogiendo protagonismo el olfato se va perdiendo por desuso.

Los peligros reales de hoy en día que puedan ser detectados con el olfato son pocos, y por ello el resto de sentidos, probablemente más utilizados, adquieren mayor relevancia.

Por la importancia del olor de una madre en la primera etapa de la vida, la recomendación, tanto para el padre como para la madre, y sobretodo para ella, es la de evitar colonias y perfumes que añadan artificios al olor natural de la piel.

De esta manera el bebé tendrá una impronta en forma de olor que recordará durante mucho tiempo (como veis incluso hasta la edad adulta), ese olor de madre que le proporciona seguridad, calidez y amor.

La agudeza del olfato en una madre es espectacular. Algunos estudios realizados han demostrado que, después de pasar una madre sus primeros diez minutos con el bebé, es capaz de poder distinguir a su hijo de entre varios sólo por el olor. Los experimentos dieron como resultado un 90% de éxito.

 

La preocupación por el peso es muy frecuente entre las madres lactantes, pero en la mayoría de los casos todo está funcionando bien y el niño está ganando adecuadamente. Tenga en cuenta que:

  • La mayoría de las gráficas de peso y longitud de que disponemos actualmente están confeccionadas con niños que en su mayoría fueron alimentados con biberón y constituyen solo una ayuda orientativa ya que los bebés alimentados con leche artificial son más gorditos que los amamantados. La OMS ha confeccionado gráficas a partir de niños alimentados óptimamente al pecho que son más adecuadas para valorar el crecimiento de los lactantes. Están disponibles desde abril de 2006 en: http://www.who.int/childgrowth/en/
  • Las gráficas se realizan a partir de datos estadísticos (son un "modelo estadístico") por lo que la mitad de los niños normales están por debajo de la media. Es más importante la valoración clínica del niño: su aspecto, vivacidad, si moja 4-5 pañales diarios...
  • Es más importante la velocidad de crecimiento que el peso en un momento determinado. Ganancias aproximadas:

0-6 sem 20 gr/día
<4m 100-200 gr/sem
4-6m 80-150 gr/sem
6-12m 40-80 gr/sem

  • El crecimiento del niño debe controlarlo el pediatra en la consulta. No es una buena idea pesar al niño a menudo en la farmacia porque puede inducir a error. Pasado el primer mes no es necesario pesar al niño cada semana, salvo circunstancias especiales por indicación del pediatra.

Desde AEPED

  • USO E INTERPRETACIÓN DE LAS GRÁFICAS DE PESO

En el vídeo, el pediatra CARLOS GONZALEZ.

El bebé, cuando es llevado al hogar de su madre ya conoce a fondo cómo es la vida. A un nivel preconsciente que determinará todas sus impresiones posteriores, al igual que las determina ahora, sabe que la vida es insoportablemente solitaria, que no responde a sus señales y que está llena de sufrimiento.

En una unidad de neonatología de las maternidades de la civilización occidental hay muy pocas posibilidades de recibir el consuelo de una mamá loba. El recién nacido, cuya piel está pidiendo a gritos volver a sentir aquella carne suave, cálida y viva con la que estaba en contacto, es envuelto en una tela seca e inerte. Es colocado en una caja y dejado ahí, por más que llore, en un limbo donde no hay el menor movimiento (por primera vez en toda la experiencia de su cuerpo, en los siglos de evolución o en la eternidad vivida en el útero).

Los únicos sonidos que puede oír son los gemidos de otras víctimas que están sufriendo el mismo indescriptible tormento. Puede que los sonidos no signifiquen nada para él. El bebé no cesa de llorar; sus pulmones, que no están acostumbrados al aire, se sobre esfuerzan con la desesperación que hay en su corazón. No acude nadie. Confiando en la perfección de la vida, como debe hacer por naturaleza, efectúa el único acto que puede hacer, que es llorar. Hasta que, después de haber pasado un tiempo que para él es una eternidad, se duerme agotado.

Más tarde se despierta en el vago terror que le produce el silencio, la inmovilidad. Se echa a llorar. Todo su cuerpo, desde la cabeza hasta la punta de los pies, está embargado por un ardiente anhelo y deseo, por una intolerable impaciencia. Respira con dificultad y chilla hasta sentir que su palpitante cabeza está a punto de estallar. Llora hasta que el pecho y la garganta le duelen. Ya no puede soportar más el dolor y sus sollozos se van apagando hasta calmarse. Ahora se pone a escuchar. Abre las manos y las vuelve a cerrar apretando los puños. Mueve la cabeza de un lado a otro. Nada parece ayudarle. El sufrimiento es insoportable. Se echa de nuevo a llorar, pero supone demasiado esfuerzo para su dolorida garganta y al cabo de poco vuelve a callarse. Tensa su atormentado y anhelante cuerpo y siente un poco de consuelo. Agita las manos y patalea con los pies. Se detiene, sufriendo, incapaz de pensar o de tener esperanzas. Se pone a escuchar. De nuevo cae dormido.

Al despertar se hace pipí en los pañales y el suceso le distrae de su tormento. Pero el agradable acto de orinar y la cálida, húmeda y fluida sensación que siente alrededor de la parte inferior de su cuerpo desaparecen rápidamente. El calor se inmoviliza ahora y se vuelve frío y pegajoso. El pequeño patalea, tensa el cuerpo, llora a lágrima viva. Desesperado a causa del intenso deseo de contacto que le acucia, rodeado de un entorno inerte, húmedo e incómodo, expresa llorando desconsoladamente su infelicidad hasta que se tranquiliza con su solitario sueño.

De pronto, alguien lo levanta; vuelve a creer que va a obtener aquello que tanto desea. Le sacan el pañal. Se siente aliviado. Unas manos vivas le tocan la piel. Levantándole los pies, le envuelven el bajo vientre con otro paño seco y sin vida. Al cabo de un momento es como si las manos y el pañal húmedo no hubieran existido nunca. No hay ningún recuerdo consciente, ninguna chispa de esperanza. Se encuentra en medio de un vacío insoportable, eterno, inmóvil y silencioso, lleno de un intenso, intensísimo deseo de vital contacto. Su continuum intenta utilizar las medidas de emergencia de que dispone, pero todas están concebidas para unir los breves espacios de tiempo en los que permanecerá sin recibir el trato correcto o para pedir consuelo a alguien (que se supone) que desea dárselo. Su continuum no tiene ninguna solución para una situación tan extrema. Ésta supera su basta experiencia. La naturaleza del bebé, aunque el pequeño sólo haga algunas horas que respire, ha llegado a tal punto de desorientación que la situación supera a la fuerza salvadora de su poderoso continuum. La experiencia vivida en el útero ha sido la que probablemente más se acercará de todas al estado de bienestar que, de acuerdo a sus expectativas innatas, tendría que experimentar durante toda su vida. Su naturaleza se basa en la suposición de que su madre se está comportando correctamente y de que las motivaciones que la impulsan y las consiguientes acciones se beneficiarán sin duda unas a otras.

Alguien llega y lo levanta deliciosamente en medio del aire. Vuelve a la vida. Lo llevan de una manera demasiado delicada para su gusto, pero al menos experimenta algún movimiento. Después se encuentra en su lugar. Todo el sufrimiento que ha padecido ahora ya no existe. Descansa en unos brazos que lo envuelven y aunque su piel al entrar en contacto con la ropa de la madre no le envíe ningún mensaje de encontrar consuelo ni sienta el contacto de una piel viva, sus manos y su boca le comunican que se sienten bien. El positivo placer que produce la vida, el estado normal para el continuum, es casi completo. El sabor y la textura del pecho materno está presentes, la cálida leche fluye a su hambrienta boca, oye los latidos de un corazón que debería haber sido su vínculo, el sonido que le confirma la continuidad de la existencia vivida en el útero; las formas moviéndose anuncian con claridad que hay vida. El sonido de la voz también es correcto. Sólo hay algo que falta en la ropa y en el olor que percibe (la madre se ha puesto colonia). El bebé succiona la leche y cuando está lleno y con las mejillas sonrosadas, se queda dormido.

Al despertar se encuentra en un infierno. No tiene ningún recuerdo, esperanza ni pensamiento de la visita que le ha hecho su madre que pueda tranquilizarle en este inhóspito purgatorio. Las horas, los días y las noches van transcurriendo. El bebé se echa a llorar, queda agotado, cae dormido. Se despierta y se hace pipí en el pañal. Ahora este acto ya no le resulta agradable. El efímero placer que le producen sus aliviadas tripas se torna en un dolor cada vez más punzante cuando la orina caliente y ácida entra en contacto con su irritada piel. Se pone a chillar. Sus cansados pulmones necesitan gritar para no sentir el doloroso escozor. Llora hasta que el dolor y el llanto lo agotan hasta caer dormido.

En este hospital, que es de lo más normal, las ocupadas enfermeras cambian los pañales de los recién nacidos a unas determinadas horas, tanto si están secos como si hace poco o mucho que están húmedos, y mandan a los bebés a sus casas totalmente escaldados para que los cuide alguien que tenga tiempo para ello.

El bebé, cuando es llevado al hogar de su madre (sin duda no puede decirse que sea el hogar del pequeño), ya conoce a fondo cómo es la vida. A un nivel preconsciente que determinará todas sus impresiones posteriores, al igual que las determina ahora, sabe que la vida es insoportablemente solitaria, que no responde a sus señales y que está llena de sufrimiento.

Pero aún no se ha rendido. Su fuerza vital intentará siempre recuperar el equilibrio mientras haya vida en él.

El hogar en que se encuentra sólo se diferencia de la unidad de neonatología de la maternidad en que ahora no tiene la piel irritada. Durante las horas en las que el bebé está despierto, está anhelante, ansioso de contacto físico y espera de manera interminable que el silencioso vacío sea reemplazado por la situación correcta.

Durante algunos minutos al día su intenso deseo cesa momentáneamente y la terrible necesidad de su piel de ser tocada, sostenida y movida es satisfecha. Su madre es la persona que, después de habérselo pensado mucho, ha decidido dejarle acceder a su pecho. Ella lo quiere con una ternura que nunca antes había sentido. Al principio, a la madre le resulta difícil dejar a su hijo en la cuna después de haberle dado el pecho, sobre todo porque él se echa a llorar desconsoladamente. Pero está convencida de que debe hacerlo, ya que su madre le ha dicho (y ella debe saberlo) que si ahora le hace caso lo malcriará y más tarde su hijo le causará problemas. Ella desea hacerlo todo correctamente; por unos momentos siente que la pequeña vida que sostiene entre sus brazos es más importante que cualquier otra cosa en el mundo.

Suspira y deja suavemente a su hijo en la cuna, decorada con patitos amarillos a juego con la habitación. Ha puesto mucho esfuerzo para decorarla con unas cortinas suaves y sedosas, una alfombra en forma de un enorme oso panda, un tocador blanco, una bañera y un vestidor equipado con polvos de talco, aceite, jabón, champú y un cepillo, todo fabricado y envasado con los colores especiales para bebés. La pared está decorada con imágenes de crías de animales vestidas como personas. Los cajones de la cómoda están llenos de camisitas, peleles, patucos, gorritos, mitones y pañales. Sobre la cómoda, colocados de lado en un cautivador ángulo, hay un corderito de peluche y un jarrón con flores recién cortadas, ya que a su madre también le "encantan" las flores.

Ella le estira la camisita y lo arropa con una sábana bordada y una manta decorada con las iniciales del pequeño. Las contempla llena de satisfacción. Ella y su marido no han reparado en gastos para decorar la habitación de su bebé a la perfección, aunque no hayan podido comprar aún los muebles que han elegido para el resto de la casa. Se inclina para besarle la sedosa mejilla y se dirige hacia la puerta mientras el primer agonizante chillido hace estremecer el cuerpo del bebé.

Cierra con suavidad la puerta de la habitación. Le ha declarado la guerra. Su voluntad debe imponerse a la de su hijo. A través de la puerta oye un sonido parecido a alguien que es torturado. El sentido de su continuum lo reconoce como tal. La naturaleza no envía unas señales claras de que alguien está siendo torturado a no ser que sea éste el caso. La tortura es precisamente tan seria como suena.

La madre duda, su corazón desea volver con su hijo, pero se resiste y se aleja. Acaba de cambiar y alimentar a su bebé. Como está segura de que no necesita realmente nada, lo deja llorar hasta que el pequeño se queda agotado.

Él se despierta y se echa a llorar de nuevo. Su madre entreabre la puerta para asegurarse de que el pequeño está bien. Después vuelve a cerrarla con suavidad para que su hijo no piense que va a recibir la atención que está pidiendo luego se apresura a volver a la cocina para reanudar lo que estaba haciendo y deja la puerta abierta para poder oír a su hijo por si "le ocurriera algo".

El llanto del bebé se va transformando en temblorosos gemidos. Al no recibir ninguna respuesta, la fuerza del móvil de la señal se pierde en la confusión de un estéril vacío al que el consuelo tendría que haber llegado hace mucho tiempo. El bebé mira a su alrededor. Más allá de las barras de la cuna hay una pared. La luz es tenue. No puede darse la vuelta. Sólo ve los barrotes, inmóviles, y la pared. Oye los sonidos sin sentido de un mundo lejano. Cerca no hay ningún sonido. Contempla la pared hasta que los ojos se le cierran al volver a abrirlos, los barrotes y la pared siguen exactamente en el mismo lugar que antes con la única diferencia de que ahora la luz es más tenue.

Entre la eternidad que pasa contemplando los barrotes y la pared, pasa otra eternidad contemplando los barrotes de ambos lados y el lejano techo. A lo lejos, a un lado, se ven unas formas estáticas que siempre están ahí.

Hay momentos en los que siente algún movimiento y algo cubriéndole los oídos, un sonido apagado y un montón de ropa sobre él. Cuando esto ocurre, puede ver desde el interior la esquina blanca de plástico del cochecito y, de vez en cuando, grandes bloques de casas deslizándose a lo lejos. Ve también las lejanas copas de los árboles que tampoco tienen nada que ver con él, y a veces personas mirándole que hablan normalmente entre ellas o en ocasiones con él.

Más a menudo, estas personas agitan un objeto que hace ruido frente a él y el bebé siente, al estar tan cerca, que se encuentra cerca de la vida y alarga la mano y agita los brazos deseando encontrarse en su lugar. Cuando le acercan el sonajero a la mano, lo coge y se lo mete en la boca. Pero no recibe la sensación que estaba esperando. Agita las manos y el sonajero vuela por los aires. Una persona se lo vuelve a traer. Como desea que esta prometedora figura regrese, se dedica a arrojar el sonajero o cualquier otro objeto que tenga a mano mientras el truco funcione. Cuando ya no se lo devuelven más, se dedica a mirar el vacío cielo y la capota del cochecito.

Cuando llora en el cochecito es a menudo recompensado con signos de vida. Su madre mueve el cochecito porque ha aprendido que esto tiende a hacerle callar. Su intenso deseo de movimiento y experiencias, todo aquello que sus antepasados tuvieron en sus primeros meses de vida, se calma un poco cuando su madre mueve el cochecit5o, lo cual de una manera muy pobre le ofrece al menos alguna experiencia.

Como no asocia las voces que oye a su alrededor con nada que le ocurra a él, tienen muy poco valor porque no anuncian que vayan a colmar sus expectativas. Sin embargo, son más gratificantes que el silencio que reinaba en la maternidad. El cociente de las experiencia de su continuum está casi a cero; su principal experiencia real es la del deseo.

Su madre lo pesa con regularidad y se siente orgullosa del progreso de su hijo.
Las únicas experiencias útiles constituyen los pocos minutos al día que le permiten estar en brazos y algunas otras vividas de manera irregular que le sirven para sus otras necesidades y que se van agregando a sus cuotas. Cuando el bebé está en el regazo de su cuidadora, puede acercarse corriendo un niño gritando y añadir la emoción de crear un poco de acción a su alrededor mientras aquél se siente seguro. El pequeño oye el agradable zumbido del motor del automóvil mientras es zarandeado plácidamente en el regazo de su madre cuando el tráfico se detiene y cuando vuelve a circular. Oye ladridos de perros y otros ruidos repentinos. Aunque a algunos les perturben cuando están en el cochecito, a otros, sin embargo, les asustarían si no estuvieran en brazos.

Los objetos que le ponen a su alcance sirven para imitar aquello que al niño le está faltando. La tradición dicta que los juguetes consuelan a los bebés que están sufriendo, pero de algún modo lo hacen sin reconocer el sufrimiento de los mismos.

En primer lugar está el osito o cualquier otro muñeco suave similar que sirve "para dormir". Está concebido para dar al bebé la sensación de tener un constante compañero. El intenso cariño que a veces un niño acaba sintiendo por él se considera un encantador capricho infantil en vez de verse como la manifestación de una grave carencia afectiva que le ha llevado a aferrarse a un objeto inanimado en su necesidad de encontrar un compañero que no le abandone. Los cochecitos con juguetes que suenan, y las cunas que se balancean son otra desgraciada imitación. Pero el movimiento sustituye de una manera tan pobre y tosca el movimiento que un niño experimenta mientras su madre lo transporta, que satisface muy poco el intenso deseo del solitario bebé. A parte de ser inadecuado, suele también ser infrecuente. Están también los juguetes que se cuelgan en las cunas y los cochecitos que suenan, tintinean o repiquetean cuando el bebé los toca. La habitación del bebé se suele adornar con móviles de vivos colores, un nuevo objeto que el pequeño puede contemplar aparte de las paredes. Los móviles atraen su atención, pero sólo se cambian de vez en cuando y no llegan a llenar la necesidad que tiene el niño para su desarrollo de disfrutar de una variada experiencia visual y auditiva...

Jean Liedloff
Extraído de la obra El concepto del Continuum

 

  • Quizá tambien te interese:

EL PERIODO SENSIBLE, ¡QUE NO OS SEPAREN!

EN BRAZOS: LA IMPORTANCIA DEL CONTACTO FÍSICO Y DEL APEGO

CÓMO NACEMOS NOS AFECTA TODA LA VIDA. (M. ODENT)

 

Desde el quinto mes de embarazo el pequeño escucha la voz de su madre y empieza a familiarizarse con ella. Cuando nace, todo le parece extraño y hostil menos la voz de su mamá (y de su papá), y escucharla de nuevo le tranquiliza y le hace sentirse más protegido, como si aún permaneciera en el cálido ambiente del útero materno.

La medicina más natural

Por eso es tan recomendable que las madres dediquen palabras cariñosas a sus bebés... y que les canten nanas en voz bajita y al oído (hasta los 6 meses tienen los tímpanos muy sensibles), no sólo porque escucharlas les da seguridad, sino por más razones:

  • La cadencia monótona de estas canciones es similar a la de los latidos del corazón, lo que les relaja mucho. Y no es palabrería: está demostrado que la frecuencia cardiaca y el ritmo respiratorio de los bebés disminuye mientras están escuchando nanas, lo que les ayuda a conciliar el sueño y a sentirse mucho mejor si están enfermos.
  • El tono cariñoso de la voz de mamá o de papá les hace sentirse queridos y cuidados, lo que contribuye a reforzar sus lazos de unión. Y es que al bebé le gusta mucho que también su padre le cante nanas. Aunque tradicionalmente son las mujeres las creadoras e intérpretes de estas canciones, está claro que los niños también conocen la voz de su papá desde que estaban en el útero materno y, además, sienten predilección por los tonos graves (les resultan mucho más agradables que los agudos).
  • Al mecer al bebé al ritmo de la nana, el efecto sedante de la canción aumenta. De hecho, los antropólogos aseguran que las madres empezaron a mecer a sus bebés moviéndolos en las rodillas y cuando se dieron cuenta de que su voz ayudaba a los pequeños a calmarse, acompañaron estos balanceos con improvisadas canciones de cuna. Estos movimientos rítmicos también alivian las molestias por cólicos y gases, favorecen el proceso digestivo y ayudan a los niños a perfeccionar el sentido del equilibrio.

Despiertan su inteligencia

El objetivo fundamental de las nanas es tranquilizar al bebé y ayudarle a conciliar el sueño, pero también pueden utilizarse para favorecer su desarrollo intelectual (si no te sabes ninguna nana puedes cantarle cualquier canción moderna, siempre y cuando lo hagas bajito).

Tenlo en cuenta y mientras cantas a tu hijo, acerca tu cara a la suya, a unos 25 centímetros de distancia para que pueda verte bien, vocaliza mucho y adapta tu tono de voz a los giros de la canción. Tu pequeño observará fijamente tus expresiones, lo que le ayudará a mejorar su capacidad de atención y a perfeccionar su sentido del oído.

Aunque aún no entiende lo que le dices, al escuchar tus nanas y mirarte mientras se las cantas irá archivando en su memoria muchas de tus palabras y el tono con el que las pronuncias, algo que cuando empiece a hablar le servirá de gran ayuda.

Desde: www.crecerfeliz.es

 

  • Te recomiendo leer LA CULTURA DE LAS NANAS, un bonito texto desde El Blog Alternativo.
  • Y no puedo dejar de colgaros este estupendo vídeo, donde un perro calma el llanto de un bebé con sus aulidos... con su nana. Es precioso!

 

Extraigo este texto del libro LA CRIANZA FELIZ de Rosa Jové, que recomiendo encarecidamente a todos los padres (mamás y papás) o futuros. A mi juicio, un libro excelente que trata muchísimos aspectos relacionados con la crianza de nuestros hijos, desde el parto hasta los 6 años, pasando por diferentes etapas y dedicando un capítulo (que no tiene desperdicio) a los papás.

El bebé acaba de nacer, ha estado nueve meses con usted y no es cuestión de cambiar eso en un minuto.

Las hormonas liberadas por la madre y por el bebé durante las contracciones y el parto no se eliminan inmediatamente, sino que se van elimninando poco a poco y son las responsables  de que se establezca este vínculo afectivo entre la madre y su bebé. Este periodo se denomina "periodo sensible" y va a jugar un papel crucial en la relación materno-filial que se estabezca. Por ello es fundamental que todos los cuidados que se proporcionen a la pareja mamá-bebé durante este periodo tengan  como premisa respetar este momento y no realizar ninguna intervención que implique separarlos o desviar la atención de uno hacia el otro.

De esta forma, la fisiología del posparto también evolucionará correctamente, favoreciendo, por ejemplo, que los niveles hormonales mantengan el útero contraído (evitando así la hemorragia posparto).

Este contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido tras el parto favorece no sólo el vínculo, sino que propicia:

  • La sincronía térmica.

Hay una sincronía entre la temperatura corporal de la madre (unos 36-37ºC) y el bebé. El bebé depositado sobre el pecho desnudo de la madre "sube" su temperatura de forma más rápida que envuelto en las mejores mantas y depositado en la más eficaz de las incubadoras.

  • La reducción del llanto del bebé.

Como todo bebé altricial, necesita del cuidado de otros para su supervivencia, por lo tanto, el no sentir a alguien cerca le provoca respuestas de llamada hacia el cuidador. Eso es el llanto del bebé separado.

Todos los bebés, al ser separados de la madre, responden con lo que se llama protesta de desesperación. Lloran ininterrumpidamente para conseguir volver a reunirse con la madre. Sólo dejan de llorar cuando ya no tienen fuerzas para seguir haciéndolo. El llanto prolongado provoca estrés y el bebé estresado cae en la desesperación. La temperatura corporal baja para ahorrar energías y poder sobrevivir más tiempo solo. La frecuencia cardíaca se hace inestable y la respiración se altera significativamente.

  • El bebé es colonizado por las bacterias de la madre.

Estar con la madre favorece la colonización del bebé de la flora bacteriana de la madre, lo que impide que otros gérmenes patógenos lo hagan, evitando así infecciones nosocomiales (infección contraída en el hospital).

  • La reducción del estrés.

Un recién nacido separado tiene a las seis horas de nacer el doble de cantidad de hormonas de estrés que un recién nacido que haya permanecido en contacto piel con piel con su madre.

  • Fomenta el inicio de la lactancia

y la buena marcha de ésta, ya que el bebé dejado al pecho suele reptar e iniciar la lactancia por si solo. Pero sobre todo empieza a tomar calostro, de vital importancia para el recién nacido.

  • Fomenta la vinculación entre la madre y el hijo

no sólo en los primeros momentos, sino hasta edades muy prolongadas. "No hay un tiempo de separación seguro. La separación siempre daña. Lo correcto es no separar en absoluto" (Asociación El Parto Es Nuestro)

 

No olvidemos que el parto conlleva el nacimiento de un nuevo ser que tiene derecho a ser recibido con respeto a sus necesidades básicas, con seguridad pero con amor. [...]

Algunos se preguntarán cómo se va a llevar a cabo la exploración del recién nacido si no es separado de su madre. En la "Estrategia de atención al parto normal" del Ministerio de Sanidad y Consumo se exlpica que lo más importante, una vez el niño ya está en este mundo, es la identificación y el test Apgar. Las dos cosas pueden ser realizadas permaneciendo encima de su madre. Y cuando finalice este contacto precoz, (unos setenta minutos), entonces ya se puede realizar el pesado del niño, la profilaxis ocular, vitamina k... en presencia de los padres y con su consentimiento.

Es decir, que después de un periodo prudencial, son los padres los que deciden cuándo se le practican esas pruebas al bebé.

Hace unos años el equipo de Karolinska Institutet de Estocolmo realizó el siguiente estudio en el Hpspital 12 de Octubre: "Separation Distress Call in the Human Neonate in the absence of Maternal Body Contact". Querían estudiar los efectos de la separación sobre los bebés y tuvieron que venir hasta aquí porque las leyes suecas impiden la separación de madre-bebé tras el nacimiento.

[...]

El pinzamiento precoz del cordón umbilical interrumpe totalmente el aporte de oxígeno de la placenta antes de que los pulmones comiencen a funcionar y detiene la transfusión placentaria; es decir, la transferencia de un gran volumen de sangre (hasta el 50% del volumen total), cuya función es principalmente la de establecer la circulación a través de los pulmones del bebé para iniciar su funcionamiento.

[...]

Actualmente se consideran perjudiciales para el niño acciones como el aspirado de secreciones nasales o la introducción de sondas bucales y anales. No deje que se las practiquen a su hijo de forma rutinaria. El aspirado puede provocar un taponamiento de las fosas nasales (aunque sea por irritación e hinchazón) que impide la lactancia, y la introducción de sondas en un bebé que no gestiona el estrés (y que siente más dolor que un adulto) provoca estados de shock y ansiedad. Si el niño tuviera el orificio bucal obstruido se verá con la primera toma de leche de su madre, y el cierre del anal si no expulsara el meconio. Fácil, ¿no?

 

  • Para más información: www.quenoosseparen.info
  • ¿Qué hacen los médicos cuando se llevan a nuestro bebé 10 minutitos? Observa y escucha el llanto desgarrador de este bebé...observa cómo calla al acercarlo a su madre y cómo vuelve a desesperarse cuando lo vuelven a alejar.  Ésto es lo que se hace, ésta es la bienvenida al mundo que le dan a nuestros pequeños si no es un hospital respetuoso o nosotros lo impedimos (sencillamente, negándonos y no soltando a NUESTRO bebé):

 

 

Todo puede esperar. No es necesario hacer pasar este calvario a un bebé recién nacido. Puedes negarte, infórmate.

 

Sobre "POR UN PARTO RESPETADO" se ha mudado

Avatar de porunpartorespetado "POR UN PARTO RESPETADO" se ha mudado ver perfil »
contacto »

Bienvenidos a mi blog. Aquí sabrás más acerca de él. ¡Gracias por visitarlo!
barra 3bienvenidos Mi nombre es Mireia, vivo en una ciudad catalana y soy mamá de dos bomboncitos: Mi rey, nacido en el 2002 por cesárea y mi princesa, nacida en 2006 en un PVDC. En este blog, recopilé información y datos útiles que puedan ayudar a las mamás que lo deseen a informarse sobre varios aspectos del embarazo, el parto y la lactancia, entre otros, para conseguir un parto respetado. AHORA PUEDES SEGUIRLO EN LA NUEVA DIRECCION: http://porunpartorespetado.blogspot.com.es/ Este blog sigue manteniendo sus contenidos, pero ya NO SE PUBLICAN COMENTARIOS. Por favor, dirígete al NUEVO BLOG: http://porunpartorespetado.blogspot.com.es/ PARA SABER MÁS ACERCA DE ESTE BLOG., VISITA LA CATEGORIA “BIENVENIDA” Espero que te guste y vuelvas pronto.
AQUI TIENES UN RESUMEN PARA SABER BUSCAR EN ESTE BLOG
Por Un Parto Respetado

Promocionar tu página también barra 3accesos ↓ ACCEDE AL NUEVO BLOG ↓
Desde aquí accede al INDICE del blog
***SIN ACTIVIDAD***
Bucea un rato por mis BLOGS AMIGOS
¡Firma en mi libro de visitas!
¡Recomienda mi página!
barra 3gadgets barra 3curiosidades
Contatore per sito Besucherzähler Compteur
¿Te ha resultado útil este blog?
Me encanta, ¡lo recomiendo!
Me gusta, está bien.
Indiferente, le falta algo.
No es lo que buscaba.
Ver Resultados
BB Locations of visitors to this page Blog del Dia

¿Eres buen blogger?

Premio SOMOS MAMAS
Blog Premiado por sus contenidos y utilidad para la mujer
barra 3webs
Mucha más información sobre PARTO NATURAL desde Holístika
Visita la web EL PARTO ES NUESTRO
Información sobre la episiotomía
Visita la web ¡QUE NO OS SEPAREN!
Visita la web DONA LLUM
Visita la web BIRTH LOVE (en inglés)
Servicio de pediatría Hospital Marina Alta: Lactancia materna, medicamentos, plantas, tóxicos y enfermedades
Comité de Lactancia Materna de la AEPED
La Liga de la Leche España. Información sobre lactancia materna
Visita la web Crianza Natural
Acompañamiento emocional a la preconcepción, embarazo, parto, postparto y crianza.
Centro Hebamme; Salud para la mujer.
Visita la Red de Mamás y Papás Canguro
Portabebés artesanales
Creant vincles en femení
Iniciativa Hospital Amigo de los Niños. Encuentra tu grupo de apoyo a la LM
En Tarragona:
Alletar i Criar a Tarragona
Do de Pit Tarragona, Grupo de apoyo a la lactancia materna
MaReus, Grup reusenc de suport a la maternitat i criança respectuosa
barra 3libros
LA REVOLUCIÓN DEL NACIMIENTO, Ed. Granica. Isabel Fernández del Castillo. (Partos respetados, nacimientos más seguros). Mi opinión: El primer libro que toda mujer embarazada debería leer.
NACER POR CESÁREA, Ed. Granica. Enrique Lebrero e Ibone Olza. (Evitar cesáreas innecesarias, vivir cesáreas respetuosas). Mi opinión: Un libro vital para toda mujer cesareada.
GUIA DE LA MUJER CONSCIENTE PARA UN PARTO MEJOR, Ed. Obstare. Henci Goer. (Información práctica para un parto seguro y satisfactorio). Mi opinión: El libro que da casi todas las respuestas y argumentos para quien busque explicaciones.
PARTO SEGURO, Ed. Medici. Beatrijs Smulders. (Una guía completa). Mi opinión: Es un libro fantástico para la mujer que se prepara para un parto natural.
UN REGALO PARA TODA LA VIDA, Ed.Temas de Hoy. Carlos González. (Guía de la lactancia materna). Mi opinión: El libro que ayuda, enseña y desterra mitos sobre la lactancia materna.
LA CRIANZA FELIZ, Ed. La Esfera. Rosa Jové (Cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años). Mi opinión: Un libro excepcional que aborda multitud de áreas imprescindibles para los nuevos (y no nuevos) padres. Explicado con sencillez, con ejemplos y conocimiento. Fantástico y esencial.
DISCIPLINA POSITIVA, Ediciones Medici, Jane Nelsen. Mi opinión: Imprescindible para cualquier padre. Pocas formas de educar hay como esta... o ninguna. Una joya aplicable a partir de los 3 años pero para fomentar desde el nacimiento.
barra 3videos NADA COMO MAMA, NADA COMO MAMAR . .Vídeo realizado de forma altruista, iniciativa de la Asociación Criar Con el Corazón y con la colaboración de El Parto Es Nuestro, Via Láctea, Amamantar Asturias y Mamilactancia. Guionista: Cristina Galdo, Realización: Enrique Andrés. Productora: Outlet Ovideo. BB ¡QUE NO OS SEPAREN! . .Todos los recién nacidos deben poder disfrutar de las ventajas de la no separación. Si están sanos no hay razón para separarlos, si están enfermos necesitan a sus madres más que nunca. BB ¡PODEMOS PARIR! .. Creado por Sol para apoyar a las mujeres cesareadas y en busca de un PVDC. BB CÁLLATE Y PUJA .. Un duro vídeo que denuncia el maltrato al que someten a muchas mujeres y bebés en el parto. Aunque parezca mentira, estas prácticas se siguen realizando, en España también. BB 58 RAZONES PARA UN NACIMIENTO SIN VIOLENCIA
Encuentra más videos como este en Claustro Ideal Oficial
Creado por Azucena para www.elpartoesnuestro.es BB DE UNA MADRE A SU HIJA BB barra 3citas "Las intervenciones innecesarias en el parto, provocan intervenciones necesarias. Si se eliminan las innecesarias, las necesarias desaparecen." (No nos salvan quienes nos pusieron en peligro). BB - "No porque apartes la mirada el problema va a desaparecer" BB - "No hemos heredado la tierra de nuestros padres, la hemos tomado prestada de nuestros hijos." Proverbio Massai. ¡Cuidémosla!